29/6/14

No Game No Life - reseña

PUNTUACIÓN: 6/10


SINOPSIS
Sora y Shiro son dos hermanos imbatibles en los juegos en línea, donde son conocidos como『  』o Kūhaku (los Blancos, o literalmente "espacio en blanco") y temidos por el resto de jugadores, incapaces de vencerles. Sin embargo, ambos hermanos están totalmente apartados del mundo real, que consideran una "basura", y viven recluidos en su habitación sin parar de jugar, pues incluso temen salir al exterior.
Un día, tras ganar una partida de ajedrez virtual contra un ser desconocido, son arrastrados por este a un nuevo mundo, llamado Disboard, donde todo, absolutamente todo, se decide mediante juegos y apuestas, desde quién debe quedarse con un saco de monedas o un vestido, hasta la corona del país o los territorios a gobernar, y el ser que los ha arrastrado se identifica como Tet, el dios de este mundo.



LOS 10 MANDAMIENTOS
Al entrar en Disboard, Tet les explica que todo puede apostarse en un juego. Eso sí, siguiendo una serie de reglas o compromisos, que os pongo aquí porque la primera vez que se mencionan es todo tan frenético que cuesta enterarse:
1. Todo tipo de homicidio, guerra y robo está prohibido.
2. Cualquier conflicto se resolverá en base a algún juego.
3. Los jugadores apostarán algo que ambos coincidan que sea del mismo valor para el juego.
4. Mientras no vaya contra el número tres, puede apostarse cualquier cosa y jugarse cualquier juego.
5. El grupo retado puede decidir las reglas del juego.
6. Cualquier apuesta hecha de acuerdo a los compromisos debe respetarse.
7. Los conflictos entre los grupos se arreglarán por un representante designado con autoridad absoluta.
8. Ser atrapado haciendo trampa en un juego equivale a la derrota instantánea.
9. En nombre de Dios, las reglas anteriores nunca podrán cambiarse.


A partir de aquí, vamos a tratar diferentes aspectos, que PODRÍAN CONTENER SPOILERS, de manera que no continúes leyendo si tienes la intención de ver la serie.


DIBUJO
Posiblemente la mejor baza de esta serie, y uno de los puntos más atrayentes. La estética de los personajes es muy original, principalmente las pupilas de los personajes. Los autores lo saben e incluyen planos muy cercanos para que pueda apreciarse. Sin embargo, creo que se han obcecado tanto en dar una estética original a cada personaje, que tienen una apariencia realmente llamativa, dando la impresión de que saldrán más veces, cuando algunos sólo aparecerán una vez. Sirva de ejemplo el caso de la Reina que pierde contra los dos hermanos en el primer capítulo, y no vuelve a aparecer.

Por otra parte, los escenarios son muy oníricos, y verdaderamente recuerdan a MMORPGs, lo cual agradezco por gusto personal. Destacan en estos escenarios las piezas de ajedrez gigantescas que se observan en el horizonte, que el espectador cuando las ve al comienzo atribuye simplemente a un intento del autor por plasmar la relación de Disboard con el juego (razón también por la que la estética del anterior rey de Elukia será enormemente similar a los reyes de una baraja francesa), y cuyo significado se explicará al final, aunque se vengan dando pistas periódicamente. Pero antes de hablar del final, quiero tocar los demás puntos.


GÉNERO/CLASIFICACIÓN
Posiblemente estamos ante uno de los animes más difíciles de encuadrar en un género determinado. ¿Aventura? ¿Comedia? ¿Fantasía? ¿Ecchi ("pervertido", puede mostrar partes íntimas de personajes femeninos pero sin escenas sexuales)? ¿Harem (hombre rodeado de mujeres)? Mezcla demasiados a la vez, y cada capítulo es diferente al siguiente. Hay puntos de comedia ecchi distribuidos durante toda la serie, aunque salvo algunas excepciones no son demasiado excesivos, y sin embargo en otras ocasiones parece encuadrarse en géneros de estrategia al estilo de Death Note, tratando de adivinar los pensamientos del rival y adelantándose a ellos. Le va como anillo al dedo la etiqueta de harem, pues aparte de Sora, el único personaje masculino es Ino Hatsuse, de las Bestias de Guerra.

LAS 16 RAZAS
Cuando se habla de la historia del mundo de Disboard, se menciona la existencia de los Exceed, las 16 razas diferentes a las que se aplican los 10 mandamientos. Cada raza posee una pieza de ajedrez conocida como Pieza de Raza. Si pierden dicha pieza, pierden el derecho a continuar como raza participante del mundo de Disboard, y las reglas no se aplican en ellos, por lo que su status social pasa a ser el de simples animales.

Entre las distintas razas existe una relación de jerarquía, en función de su poder mágico. Teniendo en cuenta que, tal y como menciona el primer mandamiento, no se permiten las guerras, ¿para qué emplean ahora las razas su poder mágico? La respuesta es simple, y un poco decepcionante: para hacer trampa sin ser pillados.
En el puesto más alto están los Antiguos Dioses, quienes, antes del establecimiento de los mandamientos, emplearon su magia para pelear entre ellos por los territorios de Disboard. Todos perdieron, salvo Tet (por no participar en la batalla), que se posicionó como Único Dios e implantó los mandamientos para evitar más muertes.

En el puesto más bajo se encuentran los Imanity o humanos, que no pueden usar magia. Viven en Elukia y, tras la batalla de los hermanos contra Kurami (o Clammy, se puede encontrar escrito de ambas maneras), serán gobernados por Sora y Shiro, quienes tratarán de recuperar los territorios perdidos en apuestas del anterior rey, conocido por el pueblo como "el rey idiota".

Otras razas mencionadas son:
- Los Flügel o Ángeles: los sextos en el ranking de las 16 razas. Viven en Avant Heim (una ciudad en el cielo), aunque hay muchos repartidos por las bibliotecas de todo el mundo, pues son seres ávidos de conocimiento. Destaca Jibril, que pasa a servir a Sora y a Shiro tras ser derrotada por estos.
Jibril

- Los Elfos: Séptimos en el ranking. Habitan en Elven Gard, uno de los territorios más grandes de Disboard. La más conocida es Fii Nilvalen, amiga de Kurami, a la que ayuda usando su magia para hacer trampa a su favor.
Fii Nilvalen

- Las Bestias de Guerra: ocupan el puesto 14 en el ranking, bastante cercanos a los Imanity porque no pueden usar magia. Sin embargo, sí pueden saber cuando alguien la usa, o cuando alguien miente, y tienen los sentidos físicos muy desarrollados, además de ser muy buenos en el ámbito tecnológico, por lo que siempre escogen los videojuegos como juego para apostar (por eso y porque en los videojuegos pueden hacer las trampas que deseen). Destacan Izuna Hatsuse (contra quien juegan los dos hermanos  al Gal Gun), Ino Hatsuse (embajador de su raza y padre de Izuna) y la Sacerdotisa del templo
Izuna Hatsuse


PERSONAJES PRINCIPALES
- Sora: El hermano mayor. Con él han intentado una mezcla entre Kira o L de Death Note (en el ámbito de estratega que se adelanta siempre a los pensamientos del rival) y cualquier tío de las comedias ecchi desesperado por acostarse con alguna mujer. Lo curioso es que su personalidad irá de un extremo al otro aleatoriamente, y no sabría decir si me cae bien o no. Comparte protagonismo con su hermana Shiro, aunque realmente es él el verdadero protagonista. En todas las ocasiones, o ganan estando juntos, o ganan por alguna estrategia que Sora tenía oculta desde el principio. Incluso en los capítulos donde Shiro pudiera ser la protagonista (como cuando Sora se juega la existencia contra Kurami y depende de Shiro para salir de ahí, o la batalla del Gal Gun contra Izuna), al final todo redunda en que la hermana no ha hecho sino llegar a la conclusión que su hermano esperaba de ella. Dicho de otro modo, incluso en estos capítulos donde Shiro debería tener protagonismo, acaba descubriéndose que Sora había pensado en todo anteriormente y había trazado sus planes en función de la confianza que deposita en su hermana, quien cumple siempre con las expectativas, por lo que el protagonismo de Shiro está siempre relegado al de su hermano.

- Shiro: la hermana pequeña de típica niña prototipo de lo kawaii. Me recuerda un poco a su tocaya de Deadman Wonderland (tanto por el nombre y el pelo como por ser tan tierna), aunque sin la contraparte siniestra de esta segunda Shiro. Para hacerla más tierna si cabe, le dan ese toque de inocencia infantil que puede verse por ejemplo en Yui de Sword Art Online. Sin embargo, querría hacer una nota de atención hacia los autores con respecto al personaje de Shiro: TIENE 11 AÑOS. Será porque yo debo tener poca "cultura ecchi", pero por mucho que se quiera encuadrar al anime en este género con otros personajes, poner a una niña de 11 años enseñando bragas o completamente desnuda me parece algo bastante depravado. En resumen, adoro a Shiro por lo sumamente tierna que es, pero no considero necesario "sexualizarla" con esa edad para atraer al público masculino.


FINAL: ¿HABRÁ SEGUNDA TEMPORADA?
Cuando al acabar el penúltimo capítulo, vi que los protagonistas todavía se encontraban peleando contra las Bestias de Guerra, y quedaban todavía tantos interrogantes y puntos de la trama sin tocar que supe que eso sólo tenía dos posibles salidas, y ninguna buena: o resolver todo lo que quedaba por ver en un sólo capítulo, y atragantar al espectador con información nueva, o dejar cosas sin tocar. Escogieron la segunda posibilidad, y como resultado dejaron ese típico final insulso. Ojo, no abierto. En un buen final abierto, los temas a tratar se mencionan, los interrogantes se resuelven total o parcialmente, y se deja a la mente del espectador imaginar cómo podría continuar. Pero este no es un final abierto: está inacabado, dejando al aire la mayor parte del argumento. Lo mismo le pasa a tantas series cortas de anime como Deadman Wonderland o Claymore, que al ser adaptaciones de mangas o novelas ligeras, muestran en el anime una pequeña parte de lo que realmente es, dejándote con ganas de más. Y si quieres más, te toca ir al manga o a la novela ligera en cuestión.

Para empezar, menciona la existencia de 16 razas, pero en el anime sólo aparecen cinco. No se sabe cómo son las demás, ni su jerarquía entre ellas, ni si los dos hermanos conseguirán ponerse al frente de todas. Incluso dejan abierta una posible pelea contra los Elfos para proteger el territorio de las Bestias de Guerra (con Kurami y Fii encargadas de destruir Elven Garde desde dentro). ¿Por qué quieren ponerse al frente de todas? Porque es necesario recolectar las 16 Piezas de las 16 razas de Disboard para enfrentarse a Tet. Cada una de las piezas de ajedrez que se ven en el horizonte representan a una de las 16 razas. Es decir, hay que vencer a todas las razas o unirlas a todas. Ese es otro punto: constantemente se sabe que el deseo de los hermanos es enfrentarse a Tet y sustituirle como dioses del nuevo mundo, pero nunca llegan a ello.

Y por último, el interrogante más llamativo, con el que cierran la serie: se supone que la Sacerdotisa del Templo de las Bestias de Guerra tiene un vínculo con los Antiguos Dioses, los que se encontraban en el nivel 1, y los dos hermanos le piden que los invoque, para que, finalmente, aparezca la voz de uno, y los hermanos cierren la serie con la frase "¡Empecemos el juego!" con lo que se podría dar a entender que quizá quieran retarles directamente. ¿Qué clase de vínculo tiene la Sacerdotisa con los Antiguos Dioses? ¿Llama a alguno en concreto? ¿Qué fue de los Antiguos Dioses después de perder en la guerra? ¿Realmente quiere retarles ya o hay algún otro motivo para esa última frase? Téngase en cuenta que, para desafiar a Tet, no vale con derrotar a los más fuertes, sino que hay que vencer a todos.
Sea como fuere, deja varios interrogantes en el aire, que seguramente resolverá en su novela ligera. Para los fans del anime sólo queda esperar que hagan una segunda temporada tratando lo que se dejaron sin resolver.


CONCLUSIÓN: PROS Y CONTRAS
PROS:
  • Estética de la mayoría de personajes. Un buen cosplay grupal de esta serie sería digno de ver.
  • Referencias a otros animes y videojuegos.
  • Las escenas de comedia merecen la pena si te gusta el género.
  • El capítulo 9, en el que se apuestan las existencias y los recuerdos del perdedor, es posiblemente el mejor de la serie.


CONTRAS:
  • Demasiado ecchi para mi gusto.
  • Le faltan demasiadas cosas que tratar, por lo que se echan en falta más capítulos o temporadas.
  • El personaje de Stephanie me sobra de la serie, a excepción del mero hecho de ser nieta del anterior rey y así tener alguna conexión. Por lo demás, es como Lucy de Fairy Tail o Suguha de Sword Art Online: si no estuviera en la serie, seguramente la trama hubiera ido mejor.
  • Que las 16 razas hablen todas un mismo idioma, que a la vez es el mismo que conocían Sora y Shiro (japonés) pero lo escriban de diferente manera, no me acaba de convencer.
  • Me hubiera gustado que el protagonismo de Sora y Shiro hubiese sido más equitativo.

5 comentarios:

  1. Lolicon, la palabr es lolicon xD

    Nah, dudo demasiado q me guste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm pero el lolicon a menudo permite relaciones sexuales (creo). Este no, este es sólo ver braguitas, a lo perver xD

      Eliminar
  2. No tiene porque eh? Tendemos a pensar q si, pero el "ecchi" con niñ@s tambien es lolicon/shotacon, aunque no tengan sexo explicito (en ese caso, hablariamos de un hentai/yuri/yaoi shotacon/lolicon)

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy leyendo la novela que la segunda temporada empecaria mas o menoh en el volumen 4
    y es curiosa,os tecomiendovque la leais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y dónde podría encontrar la novela? Me puse a buscar cuando vi la serie, pero no encontré nada.

      Eliminar